jump to navigation

la candelaria enero 29, 2008

Posted by hortelanasdelalma in reflexiones.
trackback

Hortelanas,

Aquí en la misión de mantenernos informadas aporto una linda información para este mes que está por entrar.

El próximo 2 de febrero, coinciden diversas fiestas de diversas culturas, cultos, lugares y épocas. Es, por tanto, un día “especialmente” energético desde siempre.

Después de consultar todas las celebraciones existentes (de las cuales, les doy una descripción seguidamente), la nota en común de este día es, como siempre, la purificación. Purificación a través del fuego (Brigit, Candelaria), del aire (Oya) y del agua (Yemanyá). Es un día mágico para la energía de la Madre, de la Diosa, de Gaia… un día en que ella se hace presente con una fuerza aún mayor, pues apoyada por los otros 3 elementos, la Tierra brilla como ningún otro día.

Por tanto, este día 2 es idóneo para desechar lo viejo y las frecuencias bajas; para sacar lo viejo y dejar así entrar lo nuevo (purificación), servirá como reafirmación/regalo para todos aquellos y aquellas que han estado trabajando con su parte femenina, con la integración de ella en sus vidas (que es nuestro trabajo de base)… Es un día máximo de INTEGRACIÓN de la polaridad femenino-masculino  no lo dejemos pasar!!!
 

ORÍGENES PAGANOS DE NUESTRA VIRGEN DE LA CANDELARIA

Imbolc (Hemisferio Norte: 2 febrero/Hemisferio Sur: 2 agosto)

La festividad de “Imbolc” (también llamada Candlemas o Imbolic) se celebraba antiguamente el 1 de febrero pero, posteriormente, se cambió al 2 de febrero para coincidir con la celebración de la Candelaria. Era una de las cuatro fiestas, sabbats, más importantes del calendario celta. En concreto, era la fiesta (derivada del mundo agrario) que significaba el final del periodo oscuro y el comienzo de la luz. En la antigüedad, durante esta celebración, los fuegos sagrados se encendían sobre las montañas para dar la bienvenida y agradecer la luz y el calor crecientes. Imbolc significa “festival de fuegos”, para simbolizar así el retorno de la vida y los poderes del Sol.

Se originó en Irlanda como un día sagrado para Brigid (o Brigit), la diosa triple de los celtas, representada habitualmente como tres hermanas, hijas del dios Dagda, quien era el padre divino, o como la doncella, la madre y la anciana.

En Imbolic, se celebraba principalmente la representación de la diosa como doncella, así como su primera copulación con el Dios de la Luz. Señora de la medicina, las artes, la fecundidad y la profecía, su culto y veneración es de los que goza de mayor respeto y de mayor antigüedad en Irlanda.
Cuentan las leyendas, que su principal templo estaba localizado en Kildare, Irlanda, donde 19 druidesas custodiaban la llama perpetua que se decía había sido prendida por la propia diosa. Como la Iglesia Católica encontró gran resistencia durante la cristianización en nombre de la diosa Brigid y, como no pudo demonizarla, la convirtieron en Santa Brígida de Kildare, patrona de Irlanda, de los sanadores, artistas y artesanos. En el siglo XIII, se decretó la extinción de la llama “eterna” de la Abadía de Kildare y sus religiosas perdieron la independencia del obispado.

La Candelaria

La fiesta de Imbolc también fue asimilada por la cultura cristiana en la celebración de la Virgen de la Candelaria, que representa la Purificación de la Virgen María (celebrando los 40 días desde el nacimiento del niño Jesús).
Según la ley judía, María debía ir al templo a presentar al recién nacido y ofrendar cirios encendidos.

En la actualidad, se celebra en muchos lugares de América y Europa y, desde antaño, se realizan procesiones y se bendicen velas de varios colores, cada color para un uso; se consagran las velas que se usaran durante todo el año con el propósito de purificar, pues las velas son herramientas del elemento fuego, el transmutador y purificador más poderoso. En España, la Candelaria es el comienzo del periodo de Carnaval, cuando retorna ese tiempo luminoso al final del invierno.

Oya

En Cuba, los descendientes de los yorubas procedentes de África celebran a Oyá (cuyo equivalente católico es Nuestra Señora de la Candelaria), orisha y diosa de los vientos: los vientos de cambio, los vientos de la Mente. Principalmente, se le hacen peticiones por la salud de los enfermos.

Yemanyá, Virgen del Mar

También llamada Yemayá e Iemanjá (Brasil), es modelo de Madre Universal y madre de todos los Orishas. Es la Reina del mar y la Diosa de la inteligencia. Actualmente es muy venerada, sobre todo en Brasil y Cuba. Sus colores representativos son el azul celeste y el blanco, rige la fertilidad de las mujeres (junto con Oyá y Oxún) y es la patrona de los pescadores y los marineros. Su equivalente católico es la Virgen de Regla o Stella Marys.

En Brasil, cada 2 de febrero, se acostumbra a realizar ofrendas para Yemanyá en casi todas las playas. Independientemente de creencias o religión, raza o posición social, todos se mezclan en las playas para hacer esta fiesta. La gente se acerca a la orilla del mar, vestidos preferentemente de blanco, y se internan hasta que el agua les llega a la cintura. Allí le lanzan flores u otros detalles de los cuales se supone que ella gusta mucho, así como mensajes escritos en todo tipo de papel: mensajes de amor, de agradecimiento o para pedirle una gracia. Según los creyentes, Yemanyá los atiende a todos, siempre que sea entregado con fe.

Estas fiestas tuvieron su comienzo en Bahía-Brasil en el año 1924, cuando unos pescadores tuvieron la iniciativa de ofrecer presentes a Yemanyá por la falta de peces. El resultado de la pesca fue tan productivo que, a partir de entonces, los pescadores nunca dejaron de agradecer a la Reina de las Aguas.
 

Yemanyá, Nuestra señora del mar

Es febrero y celebramos a la reina Iemanjá,

madre de todas las aguas, nuestra señora del mar.

Luz de luz entre las sombras,

sacra imagen de cristal

bajo su manto bordado, se acogen los orixás.

Cotizada joya estrella, el día va a clarear,

sobre tu falda de espumas refulge la claridad

Yanaina, madre pura, exenta de todo mal,

purifica nuestras almas y bendice nuestro hogar.

Alivio de nuestras penas, princesa del Aluká,

recibe nuestras ofrendas, Marabó, Ynae, Yansá, Ynae, Donha María,

nuestro espíritu es tu altar.

Postrad@s te celebramos, sirena de macurá.

Ajoo hortelanas a trabajar!!

Hortensia (hortelana del alma)

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: