jump to navigation

poemas que alimentan junio 9, 2008

Posted by hortelanasdelalma in poemas que alimentan el alma.
1 comment so far

Ellas fueron capaces de transmitir en la palabra (en el verbo) toda la belleza de la madre Tierra.
Espero que estas palabras -de mujeres tan sensibles- nos muestren uno de los caminos para la reflexión que buscamos desde ese acto maravilloso y sorprendente que es ‘cultivar’ la tierra, o el espíritu.

Gladys

Dulce Maria Loynaz (Cuba)

Poema Amor
Amar la gracia delicada
del cisne azul y de la rosa rosa;
amar la luz del alba
y la de las estrellas que se abren
y la de las sonrisas que se alargan…
Amar la plenitud del árbol,
amar la música del agua
y la dulzura de la fruta
y la dulzura de las almas dulces….
Amar lo amable, no es amor:
Amor es ponerse de almohada
para el cansancio de cada día;
es ponerse de sol vivo
en el ansia de la semilla ciega
que perdió el rumbo de la luz,
aprisionada por su tierra,
vencida por su misma tierra…
Amor es desenredar marañas
de caminos en la tiniebla:
¡Amor es ser camino y ser escala!
Amor es este amar lo que nos duele,
lo que nos sangra bien adentro…
Es entrarse en la entraña de la noche
y adivinarle la estrella en germen…
¡La esperanza de la estrella!…
Amor es amar desde la raíz negra.
Amor es perdonar;
y lo que es más que perdonar,
es comprender…
Amor es apretarse a la cruz,
y clavarse a la cruz,
y morir y resucitar …
¡Amor es resucitar!

Divagación

Si yo no hubiera sido….
¿qué sería en mi lugar?
¿Más lirios o más rosas?
0 chorros de agua
o gris de serranía
o pedazos de niebla
o mudas rocas…
De alguna de esas cosas, la más fría
me viene al corazón que las añora.
Si yo no hubiera sido,
el alma mía repartida
pondría en cada cosa una chispa de amor…
Nubes habría
más que otras nubes lentas…
(¡la nube que podría haber sido!…)
¿En el sitio, en la hora de qué árbol estoy,
de qué armonía más asequible y útil?
Esta sombra tan lejana parece que no es mía.
Me siento extraída en mi ropaje
y rota en las aguas,
en la monotonía del viento sobre el mar,
en la paz honda del campo,
en el sopor del mediodía!…
¡Quién me volviera a la raíz remota
sin luz, sin fin, sin término y sin vía!

Emily Dickinson (Estados Unidos)

Miel imprevista
Volvió la abeja a mi rosal.
Le dije:
–Es tarde para mieles; aún me dura
el invierno.
Volvió la abeja…
…Elije
–le dije—otra dulzura, otra frescura
inocente…
(Era la abeja oscura
y se obstinaba en la corola hueca…)
¡Clavó su sed sobre la rosa seca!…
Y se me fue cargada de dulzura…
Cuando cuento las semillas…
Cuando cuento las semillas
sembradas allá abajo
para florecer así, lado a lado;

cuando examino a la gente
que tan bajo yace
para llegar tan alto;

cuando creo que el jardín
que no verán los mortales
siega el azar sus capullos
y sortea a esta abeja,
puedo prescindir del verano, sin queja.
El ocaso traedme en una taza
El ocaso traedme en una taza,
contadme las vasijas de la aurora
para decirme su rocío exacto;
Decidme hasta qué altura da la mañana un brinco
y cuánto duerme el tejedor que hizo
ese lienzo de azul tan dilatado.

Escribid cuántas notas en su éxtasis
tiene el recién llegado petirrojo
entre asombradas ramas del estío;
cuántos viajes hace la tortuga,
cuántas tazas la abeja saborea,
ebria de su rocío.

¿Quién puso al arco iris sus estribos
y quién guía las dóciles esferas
con mimbres del azul más delicado?
¿Qué dedos pulsarán la estalactita
y quién cuenta el dinero de la noche
para saber si todo está pagado?
¿Quién construyó esta casa pequeñita
y dejó tan cerradas las ventanas
que se quedó mi alma toda a oscuras?
¿Y quién me sacará un día de fiesta,
con unas alas negras para huir, como pompa
que aún no te figuras?

Anuncios

amo a los hombres y les canto junio 9, 2008

Posted by hortelanasdelalma in poemas que alimentan el alma.
add a comment
Me ha encantado conocer a la mujer que escriba este poema gracias a la contraportada de La Vanguardia de hoy. Un bello canto a la vida, al amor, a la esperanza, … Gracias Gioconda Belli por ofrecernos tu obra, tan vital, tan llena de fuerza.AMO A LOS HOMBRES Y LES CANTO
Inma
Amo a los jóvenes
desafiantes jinetes del aire,
pobladores de pasillos en las Universidades,
rebeldes, inconformes, planeadores de mundos diferentes.
Amo a los obreros,
esos sudorosos gigantes morenos
que salen de madrugada a construir ciudades.
Amo a los carpinteros
que reconocen a la madera como a su mujer
y saben hacerla a su modo.
Amo a los campesinos
que no tienen más tractor que su brazo
que rompen el vientre de la tierra y la poseen.
Amo, compasiva y tristemente, a los complicados
hombres de negocios
que han convertido su hombría en una sanguinaria
máquina de sumar
y han dejado los pensamientos más profundos, los
sentimientos más nobles
por cálculos y métodos de explotación.
Amo a los poetas -bellos ángeles lanzallamas-
que inventan nuevos mundos desde la palabra
y que dan a la risa y al vino su justa y proverbial importancia.
que conocen la trascendencia de una conversación
tranquila bajo los árboles,
a esos poetas vitales que sufren las lágrimas y van
y dejan todo y mueren
para que nazcan hombres con la frente alta.
Amo a los pintores -hombres colores-
que guardan su hermosura para nuestros ojos
y a los que pintan el horror y el hambre
para que no se nos olvide.
Amo a los solitarios pensadores
los que existen más allá del amor y de la comprensión sencilla
los que se hunden en titánicas averiguaciones
y se atormentan día y noche ante lo absurdo de las respuestas.

A todos amo con un amor de mujer, de madre, de hermana,
con un amor que es más grande que yo toda,
que me supera y me envuelve como un océano
donde todo el misterio se resuelve en espuma…

Amo a las mujeres desde su piel que es la mía.
A la que se rebela y forcejea con la pluma y la voz desenvainadas,
a la que se levanta de noche a ver a su hijo que llora,
a la que llora por un niño que se ha dormido para siempre,
a la que lucha enardecida en las montañas,
a la que trabaja -mal pagada- en la ciudad,
a la que gorda y contenta canta cuando echa tortillas
en la pancita caliente del comal,
a la que camina con el peso de un ser en su vientre
enorme y fecundo.
A todas las amo y me felicito por ser de su especie.
Me felicito por estar con hombres y mujeres
aquí bajo este cielo, sobre esta tierra tropical y fértil,
ondulante y cubierta de hierba.
Me felicito por ser y por haber nacido,
por mis pulmones que me llevan y me traen el aire,
porque cuando respiro siento que el mundo todo entra en mí
y sale con algo mío,
por estos poemas que escribo y lanzo al viento
para alegría de los pájaros,
por todo lo que soy y rompe el aire a mi paso,
por las flores que se mecen en los caminos
y los pensamientos que, desenfrenados, alborotan en las cabezas,
por los llantos y las rebeliones.
Me felicito porque soy parte de una nueva época
porque he comprendido la importancia que tiene mi existencia,
la importancia que tiene tu existencia, la de todos,
la vitalidad de mi mano unida a otras manos,
de mi canto unido a otros cantos.
Porque he comprendido mi misión de ser creador,
de alfarera de mi tiempo que es el tiempo nuestro,
quiero irme a la calle y a los campos,
a las mansiones y a las chozas
a sacudir a los tibios y haraganes,
a los que reniegan de la vida y de los malos negocios,
a los que dejan de ver el sol para cuadrar balances,
a los incrédulos, a los desamparados, a los que han
perdido la esperanza,
a los que ríen y cantan y hablan con optimismo;
quiero traerlos a todos hacia la madrugada,
traerlos a ver la vida que pasa
con una hermosura dolorosa y desafiante,
la vida que nos espera detrás de cada atardecer
-último testimonio de un día que se va para siempre,
que sale del tiempo y que nunca volverá a repetirse-.
Quiero atraer a todos hacia el abrazo de una alegría que comienza,
de un Universo que espera que rompamos sus puertas
con la energía de nuestra marcha incontenible.
Quiero llevaros a recorrer los caminos
por donde avanza -inexorable- la Historia.
Porque los amo quiero llevarlos de frente a la nueva mañana,
mañana lavada de pesar que habremos construido todos.

Vámonos y que nadie se quede a la zaga,
que nadie perezoso, amedrentado, tibio, habite la faz de la tierra
para que este amor tenga la fuerza de los terremotos,
de los maremotos,
de los ciclones, de los huracanes
y todo lo que nos aprisione vuele convertido en desecho
mientras hombres y mujeres nuevos
van naciendo erguidos
luminosos
como volcanes…

Vámonos
Vámonos
Vámonoooos!!!

AMOR DE

desde los afectos, por Mario Benedetti febrero 5, 2008

Posted by hortelanasdelalma in poemas que alimentan el alma.
Tags:
add a comment

¿ Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo ?
Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo,
Que nadie establece normas salvo la vida,
Que la vida sin ciertas normas pierde forma,
Que la forma no se pierde con abrirnos,
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente,
Que no está prohibido amar,
Que también se puede odiar,
Que el odio y el amor son afectos
Que la agresión porque sí hiere mucho,
Que las heridas se cierran,
Que las puertas no deben cerrarse,
Que la mayor puerta es el afecto,
Que los afectos nos definen,
Que definirse no es remar contra la corriente,
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja,
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio,
Que negar palabras implica abrir distancias,
Que encontrarse es muy hermoso,
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,
Que la vida parte del sexo,
Que el “por qué” de los niños tiene un porque,
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad,
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana,
Que nunca está de más agradecer,
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo,
Que nadie quiere estar solo,
Que para no estar solo hay que dar,
Que para dar debimos recibir antes,
Que para que nos den hay que saber también cómo pedir,
Que saber pedir no es regalarse,
Que regalarse es, en definitiva, no quererse,
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos,
Que para que alguien “sea” hay que ayudarlo,
Que ayudar es poder alentar y apoyar,
Que adular no es ayudar,
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara,
Que las cosas cara a cara son honestas,
Que nadie es honesto porque no roba,
Que el que roba no es ladrón por placer,
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo,
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte,
Que se puede estar muerto en vida,
Que se siente con el cuerpo y la mente,
Que con los oídos se escucha,
Que cuesta ser sensible y no herirse,
Que herirse no es desangrarse,
Que para no ser heridos levantamos muros,
Que quien siembra muros no recoge nada,
Que casi todos somos albañiles de muros,
Que sería mejor construir puentes,
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve,
Que volver no implica retroceder,
Que retroceder también puede ser avanzar,
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol,
¿ Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida ?

arquetípicas enero 10, 2008

Posted by hortelanasdelalma in poemas que alimentan el alma.
add a comment

TALLER SOBRE ARQUETIPOS FEMENINOS

Somos tantas y tan hermosas,
Somos magas, hechiceras y diosas
Somos fuego,  aire y llanto
Somos rio, risa y canto

Somos desde siempre dueñas 
 de la Vida
Somos desde el principio,
 principio y fin
Somos hermanas, tias, abuelas, madres, amigas, amantes,
esposas, concubinas, prostitutas, guerreras, sabias, hijas,  guardianas, consejeras,
reinas, virgenes, doncellas, meretrices.

Somos todas y sin embargo somos una
Y
siendo una las conocemos a todas.

 Hortensia Carrer
(hortelana del alma)

a las chicas lunares enero 6, 2008

Posted by hortelanasdelalma in poemas que alimentan el alma.
1 comment so far

En la útima luna de diciembre, Neiffe Peña nos regaló este poema:

Ella murió lunacólica
de cirrosis almática

toda su existencia intentó,
desesperadamente,
abstenerse de lúnas

pero,a la pobre, le fue imposible.

Cada 28 días
ebria de creciente
caía de nuevo menguada

mirada alunada,

perdida de sí,

tocada

Neiffe Peña
(luna de dicimebre 2007)

enero 5, 2008

Posted by hortelanasdelalma in poemas que alimentan el alma.
add a comment

foto-dionilda.jpg 

Un saludo y un abrazo sincero para vosotras y vosotros, amigas y amigos en este nuevo 2008.

Que nuestros ojos,
Vuestros ojos,
no dejen de ver

Que nuestros oídos,
Vuestros oídos,
no dejen de escuchar,

Que vuestras manos,
Nuestras manos,
No dejen de tocar ni de sentir

Con cariño,

Dionilda